Las marítimas

Pablo Sánchez Silva

Tinc l'amarga enyorança d'aquell temps de les Èglogues ―Vicent Andrés Estellés

Égloga I

El jocoso charlar de dos muchachos,
entretenidos junto al MARE NOSTRUM
en lanzar faunos estridentes, crispa
la crecida marea de burgueses
respetables, su triunfo de almidón.
Sentados en la orilla se solazan
con el fluir de los blancos rebaños
de bolsas y compresas, con la brisa
que pellizca sus pies entumecidos.
Una salva de aplausos y silbidos
reclama su atención a un horizonte
de iridiscentes chicas en bikini
jugando entre grititos y gemidos
al voleibol. Entona su lamento
Silvano, junto al gozo de su amigo.
El coro de gaviotas, y sus burlas.
El coro de las barcas, a lo lejos.
GAVILÁN
Mira, Silvano, ¡Belona! Sus bronces
dormidos bajo el trigo de su cuerpo.
SILVANO
Sí, Belona, mi dulce, mi antiquísima
Belona, más ligera que las dunas.
GAVILÁN
Mira qué bien se inclina y que recibe
y expresa el suave bulto de su estirpe,
la amable borla.
SILVANO
la amable borla.Déjalo, me queman
su ausencia, su figura, su memoria.
GAVILÁN
Pues mira a Galatea, ¡mira qué
maduras, qué jugosas que las tiene!
SILVANO
Pero luego se vuelven duras, vuelven
a su marchito origen, sólo quedan
el ácido recuerdo y
GAVILÁN
el ácido recuerdo y¡lo que gozas!
Busca el placer de cada instante, busca
ser dueño del momento.
SILVANO
ser dueño del momento.¡Ah! Belona…
Fue nuestro aquel último verano.
GAVILÁN
Lo conocemos bien, estate al caso,
deja las penas y atiende a razones:
no encontrarás mayores que esas dos.
SILVANO
Aquella noche sobre los espejos
quebrados, temblorosos, de la luna,
nuestros hombros flotando apenas, nuestros
besos mojados en las aguas calmas.
Nos tropezamos con una corriente
de peces sin anzuelo entre las piernas
y una maraña de sedal oscuro
nos acechaba a cada paso en falso.
GAVILÁN
Observa ahora, guárdate el recuerdo
para el duro colchón, para tus noches.
Calla, Silvano, que sirve Varinia…
SILVANO
Tras las boyas, flotando, tras las boyas,
enredado en tus algas y en tu cuello.
Tras las boyas, Belona, y en tus redes,
mecido sin mañana entre tus redes.
CORO DE BARCAS
Los amores y las olas
nadie sabe dónde nacen,
ni en qué orilla en la que rompen.
Quién lo sabe, quién lo sabe…
SILVANO
Se alzó una brisa (cristales de acero)
que vibraba en las gotas afiladas
y ya se ahogaba el crepúsculo, pero
flotaba mi sentido a la deriva
y Belona tampoco se quejaba.
CORO DE GAVIOTAS 1
¡Oh tus besos! ¡Oh! ¡Oh!
Tus labios y la luna.
CORO DE GAVIOTAS 2
¡Oh! Déjame que cante
¡oh! a tu oído ¿Oh?
Sí, ¡OH! Tus hombros, sí.
CORO DE GAVIOTAS 1
¡Sí, que cante! ¡Que cante!
CORO DE GAVIOTAS 2
Oh, sardinita mía,
oh, tus hombros de plata.
CORO DE GAVIOTAS 1
Tus besos, sí, tus besos.
Tus besos, tus escamas.
SILVANO
Nos arropamos entre las toallas
extinguiendo el espinoso crepúsculo
que aguzaba, frotando, la humedad.
Le frotaba la espalda, la envolvía
en mis besos frotados, se azoraba
en recoger sus húmedos cabellos,
frotando, me decía cuánto le
frotaban en su vientre y en sus muslos,
cuánto las friegas calmaban el frío,
cuánto sus frotaduras en sus brazos,
sus erosiones y el vello erizado.
Hicimos, con las friegas, un capullo.
Un estrecho capullo interminable
y dejamos morir los bañadores
en el rebozo oscuro de la playa.
GAVILÁN
Disculpa, ¿qué decías?
SILVANO
Disculpa, ¿qué decías?¿Eh? No, nada.
GAVILÁN
Mira, Silvano, van hacia las duchas.
CORO DE BARCAS
Cada cual en la su orilla
con la espuma se deshace.
Los amores y las olas…
quién lo sabe, quién lo sabe…

Égloga II

BELONA
Ponme un zumo de piña.
GALATEA
Ponme un zumo de piña.Una caña
para mí. ¿Dónde dices que quedamos?
BELONA
Delante del Mc Dönner.
GALATEA
Delante del Mc Dönner.Mira quiénes
se acercan. Son Silvano y Gavilán.
BELONA
Sí, ya los veo. ¡No! ¿Pero qué haces?
GALATEA
Si solo los saludo… yo pensaba
que querías quedar con Gavilán…
BELONA
Sí, pero al otro no lo quiero ver
ni en pintura, después de aquella…
GALATEA
ni en pintura, después de aquella…Oye,
dice Varinia que si va a buscar
fliers para el Arcadia.
BELONA
fliers para el Arcadia.Mejor no.
GALATEA
Dice que ya ha pasado más de un año,
que no puedes seguir así, de morros,
tendrías que poder ir donde quieras
que nos perdemos las mejores fiestas.
BELONA
No me hagas recordar…
GALATEA
No me hagas recordar…Eso Varinia,
yo creo que recuerdas demasiado,
que te dejas llevar muy a menudo
por el vapor de la melancolía.
BELONA
Sus brazos sudorosos rodeando
aquella cinturita mantecosa,
aquella piel rosada… y sus dedos,
sus dedos afanados que buscaban
la sombra nórdica del bañador,
y los dedos, menudos y rosados,
guiando su torpeza y la soltura
de la fresca sonrisa y sus caderas,
las caderas trotonas y su boca
babosa y lela, borracha y caliente,
bebiéndose los gélidos corales
de su cuello polaco, de su oreja
polaca y los cabellos, rubios, lisos
y polacos.
GALATEA
y polacos.Que dice que te diga
que te dejes de cuentos y que Marco
ha preguntado si vamos a ir.
BELONA
Prefiero que salgamos otra noche
que no estén ellos.
GALATEA
que no estén ellos.Pues, ¿y Gavilán?
Así verá que ya es agua pasada.
BELONA
¡¿Adónde creen que van?! ¡Será por sitios!
GALATEA
¡Jo, tía! ¡Vaya pronto! No les eches
esas miradas que parece que
maldigas su casa y su familia.
BELONA
Calla, que así nos dejarán tranquilas.
Lo veo a él y veo sus zancadas
de rústico pastor chapoteando
entre el alcohol, las risas y las palmas,
entre el rebaño de rosadas guiris,
tras la cortina de patas de gamba
y los ingleses borrachos del pódium.
GALATEA
Míralo, frente al mar, mientras sus ojos
los traga la resaca, ves, se aferra
a sus rodillas, a un madero oscuro.
BELONA
Si tiene a Gavilán, que él lo socorra…
GALATEA
¿Gavilán? Nunca entenderá a Silvano
necesita otro tipo de persona…
BELONA
Y tú te ofreces voluntaria.
GALATEA
Y tú te ofreces voluntaria.¿Yo?
La verdad, no lo hubiera dicho,
siempre creí que vendría conmigo.
BELONA
¿Podrías confiar en él después
de lo que hizo?
GALATEA
de lo que hizo?No fue para tanto.
BELONA
¡¿Cómo puedes decir?! Mejor dejémoslo.
Voy al baño, pregúntale a Varinia
si pueden ser mejor para el Calipso.
GALATEA
Ven, Silvano, naufraga en la tormenta
de mi pecho frondoso, y en mis besos,
las olas de mis besos, llegarás
a una playa sin tiempo ni pasado.

Égloga III

Noche cerrada, sudorosa y cálida.
Silvano y Gavilán en la penumbra
y de espaldas al mar, se van fijando
en las gentes que pasan de paseo
mientras esperan, con ansias, a Marco
recostados en hondas reflexiones.
GAVILÁN
Si hay que multar la contaminación
acústica, también la visual.
SILVANO
Tiene una órbita de canelones.
GAVILÁN
¡Arrg, sí! Y el michelín del omoplato.
Parece un saco de manteca.
SILVANO
No, mejor, una manga pastelera.
GAVILÁN
Anda, que la de atrás…
SILVANO
Anda, que la de atrás…Sí, le dijeron
que tiene buen perfil y quiso ser
toda perfiles.
GAVILÁN
toda perfiles.O se lo quedó
la morcilla de nata.
SILVANO
la morcilla de nata.¡Y la vieja!
Se ha pintado hasta el blanco de los ojos.
¡Y esos rulos! Parece una peluca.
GAVILÁN
Deja ya de meterte con mi abuela.
SILVANO
Perdona, no sabía…
GAVILÁN
Perdona, no sabía…Mira qué eres
primo, ¡¿cómo va a ser esa mi abuela?!
¡Si se ha escapao de un circo!
SILVANO
¡Si se ha escapao de un circo!Qué marica…
¡Por ahí viene Marco! Ya era hora.
MARCO
¿Cómo están mis doncellas favoritas?
GAVILÁN
Bien, ¿qué has comprado?
MARCO
Bien, ¿qué has comprado?Yo también me alegro
de verte. Whisky, vodka y ron.
SILVANO
de verte. Whisky, vodka y ron.¿Tendremos
bastante para todos?
MARCO
bastante para todos?Nemoroso
y Salicio no pueden acercarse.
Están cenando con las chicas, luego
irán a celebrar el cumpleaños
de Fauna, dicen que van al Calipso.
SILVANO
Yo prefiero el Arcadia (dame un vaso)
hay mejores ganados.
MARCO
hay mejores ganados.Hombre, yo
esperaba encontrarme con Varinia.
GAVILÁN
¡El que no corre vuela! Ya te la has…
MARCO
Pues todo iba sobre ruedas, pero
GAVILÁN
Si ya decía yo que era una estrecha.
MARCO
No es eso, al contrario, pero algo
GAVILÁN
Vamos, que la cagaste.
MARCO
Vamos, que la cagaste.Eso creo.
Pero no sé lo que fue. Escuchad.
Como yo le llevaba quince puntos…
SILVANO
Creo que me he perdido, ¿quince puntos?
MARCO
Claro, perdón, fuimos a echar unos bolos.
Como le estaba ganando de sobra,
empezó, con la escusa, a chincharme.
Cuando tenía que tirar venía
con dulzura y caricias, con tiernos
ruegos en mi antebrazo.
GAVILÁN
ruegos en mi antebrazo.Está claro,
si se las saben todas… ¿Pero entonces?
MARCO
Al terminar no quiso la revancha
y me pidió salir de aquel bullicio.
Andábamos erráticos, flotando
entre la gente, los neones, la
pinaza y las paredes encaladas,
nuestro reflejo en los escaparates,
chocos y boquerones en la brisa,
el chunda de la música, los niños,
el algodón de azúcar, los manojos
de bolsas como globos invertidos…
y en cierta esquina me tiró del brazo.
Se metió por las calles residenciales,
en el murmullo de brezos y arbustos,
tras el leve cendal de las cancelas.
Silvano se sumerge en la espesura
de los astros marinos, los amigos
intercambian sonrisas socarronas.
MARCO
Nuestros brazos, sumidos en la inercia,
se acechaban en leves y furtivos
roces y risas, pícaras cosquillas
y aquel cascabeleo de sus ojos.
Me enredé entre los frunces de su falda,
y en el vinilo de su espalda abierta.
Una espesa mirada de narcótico
me arrastró a los zarzales de sus muslos.
SILVANO
Un castillo de brumas en el puerto,
una noche de remos y galeras.
Una noche que zarpa entre las olas,
sus velas van cargadas de suspiros.
MARCO
Caían otoñales las veredas.
Llegamos sin saberlo a los caminos
de los acantilados y las calas.
"Para", me dijo. "Vamos al paseo."
"No", le dije. "Sigamos, va, sigamos.
Vamos abajo, a la Cala Fonda."
SILVANO
En el vientre del mar, orondo y ciego,
las anclas reman los corales negros.
MARCO
Se bufó, toda gata, toda espinas,
en sus ojos urgía una escapada.
Y entonces la llamaron por teléfono.
GAVILÁN
Y se jorobó el invento.
MARCO
Y se jorobó el invento.Eso es.
GAVILÁN
Bueno, muchachos, esta noche iremos
al Arcadia a olvidarnos de las penas.
MARCO
Pero Varinia…
GAVILÁN
Pero Varinia…Mejor dale tiempo.

Égloga IV

Sentadas en un banco frente al puerto
Galatea y Belona, va creciendo
el zócalo violeta de la tarde.
Charlando esperan a Varinia, dan
profundos lametones al helado.
GALATEA
¿Cómo fue por la Loba del Imperio?
BELONA
¿No te molesta tener que ir allí
para cualquier papel, cualquier gestión?
GALATEA
Si te dan el trabajo te tendrás
que mudar, me imagino.
BELONA
que mudar, me imagino.Qué remedio.
GALATEA
¿Cómo fue la entrevista?
BELONA
¿Cómo fue la entrevista?Bien, supongo.
Todo me fue bastante bien, excepto
cuando me preguntaron en inglés,
que el tío era escocés y yo tardaba
en responder.
GALATEA
en responder.¿Y desde cuándo Escocia
tiene fama en la industria farmacéutica?
BELONA
Nos prometieron más trabajo en Suiza,
pero una buena oferta hay que agarrarla
al vuelo.
GALATEA
al vuelo.¿De verdad un grado medio
da para tanto?
BELONA
da para tanto?Sí, tú deberías
estudiar algo.
GALATEA
estudiar algo.¿Yo? ¿Y para qué?
Bastante tengo con la panadería.
BELONA
¿Y ésta dónde estará? ¿Te dice algo?
GALATEA
Sí, que ya está llegando.
BELONA
Sí, que ya está llegando.Ya la veo.
GALATEA
¿Dónde?
BELONA
¿Dónde?Ahí, detrás de los Choqueros.
La muchacha se acerca resbalando
entre los ríos de carritos, entre
los pegajosos pasos de la gente.
VARINIA
¡Hola! ¿Cómo te ha ido la entrevista?
BELONA
Ahora le explicaba a Galatea.
Creo que bien.
VARINIA
Creo que bien.Me alegro mucho, ¿vamos
a tomar algo, o a cenar directa-
mente?
GALATEA
mente?Aún no tengo hambre.
BELONA
mente?Aún no tengo hambre.Yo
tampoco.
VARINIA
tampoco.Pues quedémonos aquí
entonces.
BELONA
entonces.¿Cómo no has bajado en todo
el día? ¿Te has quedado viendo algo?
VARINIA
Llegué tarde y estaba muy cansada…
GALATEA
¡Vaya con la princesa! Yo llegué,
me di una ducha y a vender baguettes.
VARINIA
No he cogido la cama hasta las doce.
BELONA
¿Y qué estuviste haciendo?
GALATEA
¿Y qué estuviste haciendo?Eso, eso.
VARINIA
Tenía un par de mensajes de Marco.
El primero a las cuatro, y el segundo
os lo voy a leer. Mirad, es este:
"¿Qué tal, ja,ja, la noche ya se acaba…
te gustaría ver amanecer
en un sitio especial? En la cabaña
en diez minutos."
GALATEA
en diez minutos."¡Me dirás que fuiste!
VARINIA
Había ya pasado media hora.
Le pregunté si aún seguía en pie
la oferta. Pero no me contestó.
GALATEA
¿Y entonces?
VARINIA
¿Y entonces?Le llamé.
BELONA
¿Y entonces?Le llamé.¡¿Pero qué dices?!
GALATEA
¿Y qué te dijo?
VARINIA
¿Y qué te dijo?Solo "Cala Moma"
y me colgó.
BELONA
y me colgó.¿Y te acercaste sola?
VARINIA
Al llegar a la Ronda de las Calas
los pies acuchillados, las plantas
desnudas, los tacones en las manos.
La pinaza y las piedras como ascuas
afiladas y frías, la pendiente
punzante y escarpada, las barandas
gélidas, oxidadas y perversas.
BELONA
Aún no entiendo cómo no te fuiste
a casa.
GALATEA
a casa.Déjala y verás por qué…
VARINIA
La pinaza y las piedras y los filos
abruptos, mis talones desahuciados,
el arco de mi pie, jirón de trapo,
pero la luz jugando entre las ramas,
el olor de los árboles, sus ojos,
el levante agitado, sus espaldas,
las raíces, la tierra y su sonrisa…
CORO DE PINOS
Los limoneros azules
que flotan entre las aguas.
Limón marino, limón
azul que unge la mañana.
GALATEA
Parece que le ha dado fuerte.
BELONA
Parece que le ha dado fuerte.Sí,
no sabe lo que dice.
GALATEA
no sabe lo que dice.Sí lo sabe.
VARINIA
Cuando llegué a la Cala Moma nadie
había por allí. Crucé las brasas
de conchas y de chinas y me fui
a sentar en la roca de la orilla.
Dejé colgando los pies, moribundos,
en las aguas rizadas de la playa.
CORO DE PINOS
Limón marino, limón
que flota sobre las aguas.
VARINIA
En la sorda esperanza sólo oía
los ladridos del mar y la tormenta
vacía de los pinos, pero entonces
el relámpago oscuro de una voz
cayó tronando, roto, contra el mar.
GALATEA
En las rocas oscuras de mi mente,
las aguas verdes, su pecho sin fondo,
baten despacio contra mi memoria,
sus aguas verdes, sus hombros fornidos,
sus aguas y su mar contra mis rocas.
VARINIA
Cómo brillaba su cuerpo engullido
por el cielo… mi vista se enroscó
como un toldo gastado y desvaído.
CORO DE PINOS
Limón marino, limón
que flota sobre las aguas.
GALATEA
Tiemblan las rocas de mi cuerpo, baten
sus densas olas contra mi memoria,
sus aguas verdes, sus espumas verdes,
chocando sin cesar contra mis rocas.
VARINIA
Como pistones densos, sus enormes
manos calientes en mis muslos, entre
mis muslos arrollados y acechando
el fresco aroma de mis dulces musgos.
BELONA
Quién me iba a mí a decir que perderíais
al mismo tiempo el juicio, sin remedio…
VARINIA
Despertamos tras una cabezada
cubiertos por el ínfimo rubor
de su estrecha toalla y por el rastro
de arena en nuestra piel, en nuestra cara.

Égloga V

Navegando en la calma del verano,
en el suave vaivén, en la dichosa
inmediatez del cielo, de la tarde,
los dos amigos, Marco y Gavilán,
flotando en una breve plataforma
con los pies remojados en las olas.
Los gritos astillados, a lo lejos,
de barcos y bocinas y gaviotas.
GAVILÁN
¿Cómo va con Varinia?, que hace días
que no te nos lamentas ni te excitas.
MARCO
Debes estar cansado ya de nuestros
largos, pesados y amorosos cuentos…
sobre todo, teniendo en cuenta que
tú todavía no has tenido nada
interesante que contarnos.
GAVILÁN
interesante que contarnos.¡Bah!
No te preocupes por mis cosas, Marco,
que más pronto que tarde os retendré
con una relación entretenida.
Podríamos incluso hacer un juego
y contarlas todas la misma noche,
como un concurso.
MARCO
como un concurso.Ganará la mía.
GAVILÁN
La mía, cuando esté, será de traca.
Nemoroso y Silvano, braza larga,
remontan la distancia, crol y espalda,
se lanzan pullas, se zambullen luego
con sinuoso rumbo o cojo remo.
GAVILÁN
¡Eh! Nemoroso, ¿cómo es que no viene
Salicio juntamente?
NEMOROSO
Salicio juntamente?¿No lo sabes?
Ha salido con Laura el muy imbécil.
GAVILÁN
Parece que la cabra tira al monte.
SILVANO
Parece.
GAVILÁN
Parece.¿Y mañana por la noche?
NEMOROSO
Más le vale venir, porque si no…
MARCO
Anda que si montamos una fiesta
por él, y no aparece…
NEMOROSO
por él, y no aparece…Más le vale.
NEMOROSO
Dejemos eso y vayamos al grano.
Por las calles estrechas de detrás
de la iglesia se cuenta que has dejado
de pensar en Belona, ¿eh, Silvano?
GAVILÁN
¡¿De dónde sacas esa tontería?!
Aquí el amigo está tonto perdío.
MARCO
Eso es verdad, está embrujado.
NEMOROSO
Pues entre los geranios y las rejas
se oyen decires de amigas y viejas…
GAVILÁN
Déjate de preludios, venga, cuenta.
NEMOROSO
En la Plaza del Plomo esta mañana
oí decir que la pasada noche
dormiste el sueño de los trigos blancos.
SILVANO
¿Qué es lo que quieres decir, Nemoroso?
NEMOROSO
Que te entendiste con la panadera.
MARCO y GAVILÁN
¡Galatea!
NEMOROSO
¡Galatea!Exacto.
GAVILÁN
¡Galatea!Exacto.¡Bribonazo!
MARCO
Qué bien callado lo tenía el tío…
GAVILÁN
¿Qué ha pasado con tus "¡Ah! Belona… ¡Oh!
Belona… ¡Oh, tus bronces! ¡Uy, tus piernas!
Todos ríen y ruedan hasta el borde.
Caen al mar, o se lanzan dando gritos
feroces, desmembrados, juveniles.
NEMOROSO
¿Tú es que no sabes que un clavo con otro
sale?
SILVANO
sale?La extraño mucho, creo que
se podría decir que aún la quiero.
Pero también Galatea me gusta.
¿No me pueden gustar dos a la vez?
MARCO
Y tres y cuatro.
GAVILÁN
Y tres y cuatro.Anda que… A mí,
sin ir más lejos, mientras estén buenas
todas me gustan.
NEMOROSO
todas me gustan.¿Cómo habías de ir
más lejos? ¿Cuándo te has quedado tú
antes del límite? ¿Eh, Gavilán?
Ríen, se empujan, brincan, forcejean.
Dan saltos curvos, fantasiosos, dan
sonoras volteretas y planchazos,
pronto olvidan la trama de Silvano.
Llegan nadando sin prisa unas chicas
y en el transcurso paran, se salpican,
ríen y se zambullen, otras gritan,
acaso por un roce repentino,
y la culpable aparece unos metros
más allá, sonriendo, con fingida
malicia, y en la frente lleva escrito
el próximo pellizco y se sumerge
de nuevo, renovando todo el rito.
GAVILÁN
Muchachos, me parece que tendremos
una buena alegría para el cuerpo.
Se sientan en un renglón, como unos jueces
que hubieran de anotar las puntuaciones
al mismo borde de la plataforma.
NEMOROSO
Mientras vienen y no, Silvano, cuenta
de una vez qué pasó con Galatea.
SILVANO
Cuando volvimos de la Arcadia, vi
un mensaje, decía que la viera,
que no había con ella nadie más.
Me acerqué por la calle que da al horno.
La puerta estaba abierta y ella estaba
fatigando sus dedos en un cuenco,
de espaldas, con el pelo recogido,
y estuve allí mirándola en el umbral,
hasta que se deshizo de su moño
un sátiro mechón, trigueño y lacio,
que apartó con el dorso de la mano
dejando un rastro blanco en su mejilla.
GAVILÁN
¡¿Quieres sacar los bollos de una vez?!
SILVANO
La abordé por detrás y entré mis manos
por entre el delantal y la camisa,
las holgadas rendijas, los botones,
probé en su cuello los dulces del día.
MARCO
Macho, si siempre hacen el pan así,
no volveré a comprar el pan allí.
SILVANO
Un vendaval de telas y de paños,
de trapos, los faldones de su blusa,
sus tejanos ceñidos, ¡un botón!,
grande y redondo, frío, metálico.
Despacio le bajé los pantalones,
los volantes bordados de sus bragas,
espumosas, volátiles y blancas,
el molde de su oreja, los azúcares
colgando de su lóbulo tan tierno,
entre sus glúteos densos me amasaba.
GAVILÁN
Muele el grano, molinera.
Muélelo fino y despacio,
hasta que quede bien blanco.
Muele el grano, molinera.
SILVANO
Soltamos todos los nudos y lazos,
se extendió de bruces en la mesa.
Su lomo curvo, su loma despierta,
sus pechos rebozados en harina,
sus pechos blandos y su piel de crema.
GAVILÁN
¡Joder, Silvano, menudo polvazo!
MARCO
¿Pero no se entendía con Urbano?
NEMOROSO
¡Que le den! ¡Burgués asqueroso!
Hay que farolearlos de una vez,
son unos bucaneros redomados.
MARCO
¿Cómo farolear? Tú eres malísimo
al poker.
NEMOROSO
al poker.Tienes menos luces, Marco…
¿No has leído los Cantos moledanos?
Tampoco el Romancero legendario
del Vallès?
MARCO
del Vallès?Ya lo sabes, si hay película…
NEMOROSO
Ahí farolear es levantar
por medio de una soga a los burgueses
con la farola a modo de polea.
MARCO
¿Y solucionarías algo haciendo
eso? ¿Qué soluciona la violencia?
NEMOROSO
Marco, no puedes obviar que los actos
tienen sus consecuencias.
MARCO
tienen sus consecuencias.Todos tuertos.
NEMOROSO
El mismo Maquiavelo postulaba
que el poderoso debe procurarle
a su pueblo una mínima decencia.
MARCO
Por muy injustos y crueles que sean
nada te da derecho a comportarte
como una bestia.
NEMOROSO
como una bestia.Ellos son bestiales.
GAVILÁN
Déjate de quimeras, Nemoroso,
tienes ideas de bombero, tienes
ansia de antorcha y hambre bolchevique.
MARCO
¿Tú que opinas, Silvano, crees que habría
que atarles la corbata a los burgueses?
GAVILÁN
¡Eh, Silvano! Ya está otra vez pasmao…
SILVANO
Los volantes tan dulces de sus bragas,
nubes cortadas, algodón despierto,
mis dedos brisa y sus volantes vuelo.

Égloga VI

BELONA
Tú me subías la falda como nadie.
Tú entrabas por mis muslos como un ave,
ligero y firme, con un vuelo suave.
Belona, con rumor de caracola,
se repite estos versos sin aliento;
paseando, despacio, por la costa.
A veces, cuando calla, se detiene
a mirar cómo el mar borra sus pasos.
BELONA
Tú erizabas mi vello con tus dedos,
me traías la calma y la sonrisa,
el brillo de la sal sobre tus hombros
y un gran ramo de abrazos y de besos.
Tú conocías la frágil cereza
que te traía entre mis tiernos labios.
Tú me quisiste como a una sirena,
ciego como la espuma encabritada,
sordo a la luz y sordo a los sentidos,
sordo a los astros, sordo a las estrellas.
Tú grababas tus dientes en mi cuello
y yo mis yemas frías en tu espalda,
tu espalda, bosque de faisanes duros,
mi cuerpo todo por siempre fue tuyo.
Sentada en las arenas de rodillas,
la camisa entornada, sólo el viento
donde empiezan sus pechos se desliza.
La brisa desdibuja su regazo
dibujando los pliegues de su falda.
BELONA
Vuelven las estaciones, volverán
los años con sus tardes como estacas,
la soledad silenciosa del mapa
y la fragancia inútil de las cosas.
CORO DE GAVIOTAS 1
¡Maldición de maldiciones!
CORO DE GAVIOTAS 2
¡Maldita vida vivida!
CORO DE GAVIOTAS 1
¡Bebida antes de vivirla!
¡De tanto vivir, vivida!
CORO DE GAVIOTAS 2
Tragada de un solo trago
de los vasos medio llenos.
CORO DE GAVIOTAS 1
¡Engaño! ¡Fraude de fraudes!
BELONA
¿Cómo pudiste abandonarnos? ¡¿Cómo
pudiste abandonarte a la resaca?!
¿Qué fue de mis pupilas que llevaban
grabado tu retrato entre tus ojos?
¿Cómo dejaste hundirse mi reflejo?,
aquel engaño dulce entre las olas,
aquel engaño que me hiciste a solas:
mi cara sorprendida en el espejo.
¿Cómo no habré de andar la primavera,
si mi pecho ya escupe en otros besos?
¿Cómo desandaré tu carretera,
si amargo todo fruto que me bebo?
Belona arroja insultos a las olas
y exprime las arenas y las conchas
y remueve las dunas con fiereza,
descubriendo más conchas y colillas.
BELONA
Me baño entre mi sangre sin herida,
me baño en un relieve de suturas,
me mecen escalpelos y tenazas
y me ahoga la luz de la morfina.
Me baño entre mi sangre ya pasada,
esta sangre arrojada por la orilla.
Me baño entre mi ahogo interminable
y pétalos de sal cristalizada.
CORO DE GAVIOTAS 1
¡No me cortes, no, las plumas!
¡No me claves tu recuerdo!
CORO DE GAVIOTAS 2
¡Ay, mi vuelo! ¡Ay, mi alma!
¡No claves, Amor, tu vuelo!
¡No lo claves en mis patas!
BELONA
Un laberinto blanco de pantallas
turba mis besos que te di, mis manos.
Tulipán de deseo entre mis piernas
y gélida expresión de emoticono.
Un laberinto blanco de pantallas
y una angustia de puente sin riberas.
Un laberinto blanco de pantallas,
"Verificar señal", tiemblan las barcas.
Belona vuelve a pasear la playa,
tristemente columpia sus sandalias.

Égloga VII

El verano arrebata los jardines
con su humedad plomiza y castradora,
unos largos jardines de cipreses
del chalet de los tíos de Silvano.
Las sombras del caviar y del champán
retozan al clamor del oropel,
y un banquete de cifras soberanas
(estatua griega y columnata blanca)
cubre la corte de perlas preñadas.
GAVILÁN
Pues no veas lo bien que se lo montan
algunos, ¡vaya choza!
LAURA
algunos, ¡vaya choza!No está mal…
GAVILÁN
¿A quién habrán matado pa tenerla?
SILVANO
Pues al antiguo dueño, me figuro.
SALICIO
Oye, ¿y a qué se dedica tu tío?
SILVANO
Es notario.
GAVILÁN
Es notario.¡Ya ves! ¡¿Has visto, Marco?!
Si no tienes estudios no hay futuro…
MARCO
Yo voy a ser profesional del surf.
Ésos lo tienen montado mejor
que el tío de Silvano.
GAVILÁN
que el tío de Silvano.Otra vez
las tablas y las olas, ¡tú eres tonto!
SALICIO
Marco tiene razón.
GAVILÁN
Marco tiene razón.¡Qué va a tener!
SALICIO
No digo por el surf.
GAVILÁN
No digo por el surf.¡¿Entonces?!
SALICIO
No digo por el surf.¡¿Entonces?!Digo
que eso de los estudios era antes.
Ahora tantos años de estudiar
pa terminar de esclavo friegaplatos
vete a saber en qué país de mierda
de sanguijuelas y negreros.
LAURA
de sanguijuelas y negreros.Eso
digo yo, para qué iba a estudiar
si todos trabajamos en la tienda…
GAVILÁN
Eso es en tu familia, los demás
tenemos que buscarnos las garrofas.
LAURA
A mí, plin.
GAVILÁN
A mí, plin.Ya lo sé, bonita, ya.
MARCO
Anda que si os oyera Nemoroso…
GAVILÁN
Vale. Tenéis razón. Hay que vivir,
no preocuparse de cómo vivirlo.
Llegan Varinia y Galatea, llegan
Nemoroso y Belona, que inspeccionan
con asombro la mesa y el proscenio.
NEMOROSO
Está visto que no somos iguales
ante la vida. ¡Mira qué jardines!
Se saludan, se dan besos plurales,
y a Salicio le dan veinte tirones.
En la puerta que va hacia la cocina
Galatea y Silvano se entrecomen
con un beso sin lindes ni pudores.
GALATEA
Silvano, ¿no te toca nada de esto?
SILVANO
A mí con que me dejen disfrutarlo…
BELONA
¿Qué ha preparado el chef para cenar?
MARCO
Como ves, pescaíto y pica pica.
Comienzan con desorden a cenar.
Todos beben y ríen animados
entre el ansia, la gula y la estridencia
del neón donde mueren los mosquitos.
VARINIA
Bueno, Salicio, ¿qué te han regalado?
SALICIO
Mis padres me han comprado las entradas.
MARCO
¿Para el concierto? ¿Y a quién llevarás?
SALICIO
A ti no, desde luego. Vendrá Laura.
MARCO
¡Pero si no le gusta!
LAURA
¡Pero si no le gusta!Voy por él.
A mí me da lo mismo uno u otro.
MARCO
Menudo desperdicio…
VARINIA
Menudo desperdicio…¿No lo entiendes?
MARCO
¿Qué tengo que entender? ¿Ahora mola
tirar entradas?
VARINIA
tirar entradas?¿Tú no me llevarías?
MARCO
Si no te gusta, no.
VARINIA
Si no te gusta, no.¿Y si te digo
que lo que quiero es disfrutar contigo?
MARCO
Vaya bobada, si no lo disfrutas
por lo que es, mejor que vaya otro.
VARINIA
¡¿Tú no vendrías por acompañarme?!
MARCO
A un musical de los que a ti te gustan…
ni harto de calimocho.
SALICIO
ni harto de calimocho.¡Serás burro!
Galatea se inclina hacia Silvano
y le sopla un susurro en el oído
mientras posa la mano en su regazo.
GALATEA
Silvano, yo quiero ser
molinera de tus trigos.
Silvano, quiero molerte
hasta que queden bien finos.
BELONA
Se ve que para algunos el amor
sólo es el sexo, nada de cariño,
y con cualquier persona, la primera.
MARCO
¿Y qué tendrá que ver aquí el cariño?
SALICIO
No te enteras de nada, hay que estar
a duras y maduras, Marco.
BELONA
a duras y maduras, Marco.Otro,
si está visto que aquí nadie se entera.
Galatea le vierte otro susurro
que le calienta el cuerpo y le congela
la mirada, con ansias de lavabo.
GALATEA
Vente conmigo al molino.
Anda, deja ya a esta gente
y verás como lo muelo
dentro en mi molino, vente.
BELONA
¿Y tú qué, Gavilán, no tienes nada?
GAVILÁN
¿Nada de qué? ¿De qué va el tema ahora?
BELONA
¿No ha caído ninguna en tus garras?
GAVILÁN
¡¿Qué garras ni qué garras?! ¡¿Qué me dices?!
BELONA
Chico, te hacía más espabilado…
¿Ninguna te ha robado el corazón…?
MARCO
¡Ja! ¡Vaya cosas! ¡¿Corazón?! ¡No tiene!
GAVILÁN
¡¿Tú qué dices, pedazo de animal?!
VARINIA
Cómo no va a tener… Pues como todos.
BELONA
Los hombres no sabéis qué es el amor.
Os basta con el sexo, y el deseo
os come las entrañas hasta el pecho,
os debe aprisionar el corazón.
Tal vez sea algún gen defectuoso.
MARCO
¿Y a qué viene este rollo de repente?
VARINIA
Tú mejor que te calles, ya has metido
las cuatro patas hasta el fondo hoy.
De todos modos, no hay que exagerar:
el sexo es importante… aunque hay más.
MARCO
Nadie ha dicho que no haya más que sexo.
BELONA
Marco, lo demostráis a cada poco.
Amar es compartir tu vida entera,
las comunes rutinas de pareja.
VARINIA
Yo no lo llamaría así… rutina…
Es vivir dentro del otro, crecer
mientras el otro crece.
MARCO
mientras el otro crece. Yo no sé…
Ya me parece suficiente el tiempo
que pasamos metidos en el cuerpo
de una madre.
SALICIO
de una madre.Mira que eres bestia.
MARCO
No me parece que pensar así
sea de bestias. Yo no busco amor
más allá de la vida, de la mía.
Cojo mi ola y si coincidimos…
GAVILÁN
Otra vez con lo mismo, ¿sólo tienes
el surf en la cabeza?
MARCO
el surf en la cabeza?No quería
decir eso, tan sólo era una forma
de explicar una idea complicada.
GAVILÁN
¿Una metáfora?
MARCO
¿Una metáfora?No, eso no.
GAVILÁN
Que sí… ME-TÁ-FO-RA.
MARCO
Que sí… ME-TÁ-FO-RA.No te me pongas
pelmazo, que me olvido del meollo.
GALATEA
Yo te he entendido, Marco. El amor
no es una cosa de cuento de hadas.
BELONA
¿Y quién ha dicho eso? Sentimientos.
Un cuenco lleno de sentimientos,
el agua que llevamos dentro el agua
que si no se vacía no se puede
rellenar con el agua del amor.
GALATEA
¡Cuencos! ¡¿Qué estás hablando de cuencos?!
Cuando se tiene sed, se bebe y ya.
SALICIO
Pues yo creo que entiendo lo del agua…
Es una cosa universal que todos
tenemos y sentimos, y aún más.
El amor es la perfección de los lazos sociales.
MARCO
Ya nos estamos yendo por los cerros…
SALICIO
No. Nosotros tenemos varias formas
de establecer conexiones humanas.
Es la más pura de las conexiones.
NEMOROSO
Habláis de amor y no puedo entenderlo.
Yo veo el miedo y la pobreza en cada
cubo en cada container en el gancho
de remover basura de los negros.
Perdonad si me embalo, me supera…
Me duele el hombre, me duele el señor
que reparte panfletos por las casas.
Tiene unos ojos diminutos y una
panza de oficinista prolongada.
Se me han quedado a fuego sus ojillos,
le lloran miedo cada vez que mira.
Tiene un peso en el rostro, y unas manos
que parece que gritan ¡HIPOTECA!
Yo no puedo pensar en el amor.
No puedo comprender ese amor vuestro,
no tengo cuerpo ahora para eso.
Yo pienso en lazos gordos, pienso en sogas.
Pienso en guirnaldas para las farolas.
Las sillas del jardín, y las hamacas,
el llanto castrador del berberecho,
las azuladas branquias de Neptuno.
El llanto de los pulpos y el lamento
universal del calamar a la
romana, soñador y melancólico.
El vino y el sifón, la gaseosa.
Refrescos de limón y coca-cola.
La cerveza importada y la que no
y los vasos de plástico en la bolsa
de basura. Los platos de cartón
y los cubiertos más baratos y
el cenicero lleno de colillas.
Los palillos clavados en la fruta
y el crujir de los grillos en la tapia.
GAVILÁN
Menuda ventolera que le ha dado.
¿Y qué haces? Nada. Si acaso, dolerte.
Y a quien le duela su dolor, y tal.
Mucho dolor y poca vida, macho.
BELONA
Eso es verdad, por mucho que te quejes
o te preocupes, nada arreglarás.
MARCO
Yo sólo pienso en mí, que demasiado
tengo con eso; cada cual, su suerte.
GALATEA
¡¿Queréis dejarlo de una vez en paz?!
Nemoroso se oculta en su silencio
y su silencio duro se propaga
devorando los límites del hule.
MARCO
¡Vamos a desnudarnos! ¡A la playa!

Égloga VIII

Bajo el suave rumor del aparato
de aire acondicionado, se pajea
Silvano, arrastrado en la corriente
de recuerdos, las nalgas y los pechos
de su querida amante, Galatea.
SILVANO
Cómo vibran tus pechos y tu boca…
¡Cómo entre las harinas y la mesa!
La mesa de amasarte la entrepierna,
tus tetas retozonas en harina…
¡Cómo la curva! ¡Oh, sí! ¡Tus caderas!
¡Oh, oh! ¡Tus muslos! ¡Uh, tus nalgas frías!
¡Cómo tus! ¡Cómo, cómo! ¡Uh!… Belona…
Allí en tu habitación me la mamabas…
El techo blanco y liso y aquel móvil
de conchas de colores de los hippies.
Daban igual tus padres, igual daban
las llamadas perdidas, los teléfonos
caídos en la angustia de los tonos.
¡Ah, Belona! Tus labios. ¡Uh! Tu boca.
¡Oh, sí! Tu mano. ¡Tu mano ligera!
Por la curva secreta de tu coño
encontré la respuesta a mi quimera,
encontré un viento de pájaros verdes
que volvían del Sur cada mañana.
Recuerdo tu alegría de correrme
entre tus tetas frondosas y tiernas
y entre tus manos balbuciendo semen.
CLIMATIZADOR
Temor de ardor, temor, bramidos sin calor.
Roncos bramidos de brumas y focos.
Broncas de amigos y bromas de locos.
SILVANO
¡Uf! En las oquedades de la piedra,
las piedras escarpadas bajo el faro,
las ramas secas del acantilado…
Éramos como dos gaviotas jóvenes
buscando un hueco íntimo en la roca
con ansias de empollar nuestros amores.
Caíste encima de mí como un río.
Tu amor de río, ¡sí!, tu amor fluvial.
¿Por qué un amor, Amor? ¿Por qué no dos?
Si galopamos juntos los confines…
por las ramblas de nubes, por las vísperas.
Nos íbamos de bruces hacia el cielo.
¡Nos íbamos! ¡Nos íbamos! ¡De bruces!
Los cuerpos desplegados sobre frases,
nos íbamos fluidos por el viento,
las manos enfilaban los azares
y ráfagas de cumbres sin distancia.
¡Oh, sí! Belona… curva sin segmentos.
No. Ya no. Galatea, ¡Galatea!
¡Sí, sí! Tendida sobre las harinas…
muele moliendo el trigo sin espiga,
trotando sobre el trigo sin aristas,
trotando por las camas de la siega
y tamborileando el cuerpo contra
el cuerpo, la alegría contra el gozo,
sus muslos entregados a la noria.
Las colinas celestes de Belona…
El vuelo de las aves por Belona…
No. Que no. ¡Galatea! ¿Por qué no?
¿Por qué un amor, Amor? ¿Por qué no dos?
¿Por qué no sólo verbo, verbo, verbo
y sujetos elípticos sin nombre?
¿Por qué no dos, Amor, ¿Y por qué no?
Tropieza en estas cuestiones y en otras
trasvasando su sangre hacia el cerebro:
se bate con metrónomo cansado.
CLIMATIZADOR
Temor de ardor, temor, de sangre sin sudor.
Temor del ancho tedio, del tedio sin sabor,
de ruido sin rumor. Temor, de olvido sin rencor.
Enfangado en sus carnes deliradas
pace un sueño de mundos paralelos.
Las olas de la angustia le cabalgan
todo el cuerpo, vencido y afligido,
y naufraga en los mares inalámbricos
de un mensaje de texto sin respuesta.

Égloga IX

Sobre los farallones de la cala
Varinia y Marco admiran los vergeles
submarinos, de erizos negros, de algas,
castillos de corales de Neptuno
y criptas de cangrejos ermitaños.
En la orilla, Silvano y Gavilán
juegan a palas monótonamente.
Sobre la arena pace Galatea,
labrándose un moreno que no llega.
MARCO
Fíjate en esa bola roja y gorda…
VARINIA
Ponte sobre ella y mira fíjamente.
MARCO
¿Qué? Yo no veo nada.
VARINIA
¿Qué? Yo no veo nada.No, así.
¿Te ves ahora?
MARCO
¿Te ves ahora?¡Mírala qué lista!
¿Insinúas que soy un payaso?
VARINIA
El mar no engaña.
MARCO
El mar no engaña.¡Vaya tontería!
¡Vas a ver tú lo que dice la mar!
VARINIA
¡¿Qué haces?!
¡¿Qué haces?!¡Marco! Te vas a pinchar…
MARCO
¡Ay! ¡Qué daño!
VARINIA
¡Ay! ¡Qué daño!Ves… ya te lo decía…
MARCO
¡Qué va! Es broma. Mira lo que dice…
VARINIA
¿Quién?
MARCO
¿Quién?¡¿Quién va a ser?! El mar. Dice que cierres
los ojos un momento.
VARINIA
los ojos un momento.¿Para qué?
MARCO
Tú ciérralos y no te asustes, ¿eh?
VARINIA
Mal empezamos.
MARCO
Mal empezamos.Que no… Ya verás.
Saca de entre las aguas una estrella
y la aguanta en su mano mientras besa
su cuello, su mejilla: le acaricia
la espalda con las yemas de los dedos,
le aparta los cabellos de los hombros
y le posa la estrella en uno dellos.
VARINIA
Tienes la mano fría.
MARCO
Tienes la mano fría.No. No es eso.
Es que te me has transformado en sirena.
Abre los ojos y… rubor, sorpresa,
cegada de amor, se vuelve alegre
a bañarse en los besos de su novio,
y él le posa en el hombro otra estrella.
GAVILÁN
Mira qué dos. Están atolondrados…
SILVANO
Déjalos que disfruten mientras pueden,
que todo pasa, antes o después…
GAVILÁN
Tienes un deje gótico y oscuro
de aquí te espero. Aplícate el cuento
y agradece lo tuyo.
SILVANO
y agradece lo tuyo.Ya lo hago.
GAVILÁN
Pues que se note. ¡Mira a Galatea!
Disfrútala y olvídate de todo.
SILVANO
¡Calla, pedazo de…! te va a oír…
GALATEA
No te preocupes. No tengo interés
en lo que diga ése. Voy a ver
si saben ellos algo de Belona.
GAVILÁN
A mí me da que sé lo que le pasa.
SILVANO
¿Y por qué habrías tú de saber nada?
GAVILÁN
Porque estuve con ella hasta bien tarde.
SILVANO
¡Cómo pudiste! ¡Anchas son las playas!
GAVILÁN
¡Menos epítetos, Lope sin ropa!
SILVANO
Tú sabías que yo…
GAVILÁN
Tú sabías que yo…¡Sí, Galatea!
Tú estás con Galatea, ¿lo recuerdas?
No confundas ni nombres ni personas;
y nada de sonetos o deshonras.
Cuando vengan Salicio y Nemoroso
os contaré la historia, ya verás.
GALATEA
Oye, ¿ha dicho algo ya Belona?
MARCO
Estará viendo la novela
VARINIA
Estará viendo la novela¡Calla!
Ella no ve La gata, no le gusta.
MARCO
¡Qué pedazo de bicho! Esto va
para mi cuarto de cabeza.
VARINIA
para mi cuarto de cabeza.¡No!
Es perfecta, con ella podrías
predecir la fortuna.
GALATEA
predecir la fortuna.¿De qué habláis?
MARCO
Deste cacharro.
VARINIA
Deste cacharro.Cuidado, Marco.
GALATEA
¿Tampoco sabe decir caracola?
MARCO
Pues claro, pero así es como me sale.
GALATEA
Ya veo.
VARINIA
Ya veo.Anda, dame, que la rompes.
MARCO
¿Qué haces?
VARINIA
¿Qué haces?¿No lo ves? Le quito el agua.
MARCO
Sí, eso ya lo veo. ¿Para qué?
VARINIA
Para escuchar las suertes. ¡¿Adónde vas?!
MARCO
A mí el esoterismo no me va.
GALATEA
¿Y ahora qué?
VARINIA
¿Y ahora qué?¿Con ésta? Nada ya…
GALATEA
¿Así de grande vale?
VARINIA
¿Así de grande vale?Ésa servirá.
GALATEA
¿Y ahora qué es lo que tengo que hacer?
VARINIA
Quítale el agua despacio. Sí. Eso.
Ahora póntela y escucha. ¿Qué?
GALATEA
Nada. Lo mismo que un bote de plástico.
VARINIA
Chica, échale un poco de intuición.
GALATEA
¿Intuición, dices? Imaginación.
Nada, intuye tú.
VARINIA
Nada, intuye tú.Con ésa no.
Otra. Hay que coger una distinta.
Esa ya ha dicho lo tuyo.
GALATEA
Esa ya ha dicho lo tuyo.¡Por dios!
Yo no te hacía tan supersticiosa…
¿Qué dice?
VARINIA
¿Qué dice?¡Ah! Entre las rocas ¡Ah!
GALATEA
Eso no es la fortuna, son las ganas…
Y no es la caracola, es el eco
en tu cabeza. Háblalo con Marco.
VARINIA
No es un gemido alegre, más bien es
una pena muy grave, un dolor
desconsolado.
GALATEA
desconsolado.El pobre crustáceo
debe ser, que te pide que lo sueltes.
VARINIA
¡Calla!
GALATEA
¡Calla!¿Qué?
VARINIA
¡Calla!¿Qué?Nada. No se oye nada.
Marco llega nadando hasta la orilla
donde juegan a palas los dos otros
y se abandona a la suave resaca
como madero o bolsa abandonadas.
SILVANO
¡¿Y éste?! Se ha creído flotador.
GAVILÁN
Más bien condón usado en la marea.
SILVANO
Plancton silvestre.
GAVILÁN
Plancton silvestre.Poso de gusanos.
MARCO
Y vosotros…
Y vosotros…Se calla. Se lo lleva
una corriente repentina, una
ráfaga de silencio, sus pupilas
persiguen raros peces de colores.
SILVANO
Marco, baja a la tierra. ¡Niño!
GAVILÁN
Marco, baja a la tierra. ¡Niño!¡Marco!
MARCO
¿Qué os pasa, mis doncellas?
SILVANO
¿Qué os pasa, mis doncellas?¿Estás bien?
MARCO
Perfectamente.
GAVILÁN
Perfectamente.Pues no lo diría.
MARCO
Recordaba una tarde en el Cantábrico.
La furgoneta vieja de Gabriel…
GAVILÁN
Se nos pone nostálgico el muchacho…
MARCO
Todos estaban en la playa, lejos.
¿Os acordáis de la primera vez?
GAVILÁN
Creo que sí… mejor no recordarla.
SILVANO
Yo me acuerdo perfectamente, estaba…
GAVILÁN
¡Marco! ¡Has visto lo que has hecho, tío?!
MARCO
Recordar es bonito, Gavilán…
GAVILÁN
Que tú pienses y tal está muy bien,
pero a éste es mejor que no lo incites.
Vive más en la mente que en la vida.
SILVANO
La veía llegar, me quedé atónito
en sus redes de nieve, o en el río
de sus pasos fugaces y floridos.
Vienen Varinia y Galatea, traen
una enorme y rojiza caracola.
SILVANO
¿Qué vais a hacer con eso?
GAVILÁN
¿Qué vais a hacer con eso?Vaya dos.
GALATEA
¿No querríais saber vuestro futuro?
Pues la bruja Varinia sabe cómo.
VARINIA
No hace falta que seas tan sarcástica.
GALATEA
Venga, ¿quién de los dos quiere probar?
GAVILÁN
Yo mismo. ¿Qué es lo que tengo que hacer?
VARINIA
Vacíala despacio. Eso es.
Ahora escucha tu destino.
GAVILÁN
Ahora escucha tu destino.¿Cuál?
VARINIA
Calla y escucha.
GAVILÁN
Calla y escucha.Ya parece que habla.
GALATEA
¿Qué dice?
GAVILÁN
¿Qué dice?Sola por las noches, sola…
SILVANO
Eso no es tu destino.
GALATEA
Eso no es tu destino.¡Vaya timo!
GAVILÁN
¡Espera! Llora por las noches, llora…
Menudo chasco, eso ya lo sé.
SILVANO
¿Qué es lo que sabes?
GAVILÁN
¿Qué es lo que sabes?Que lloran por mí.
VARINIA
No entiendo.
GAVILÁN
No entiendo.Que se mueren por mis huesos.
GALATEA
Menudo fanfarrón.
VARINIA
Menudo fanfarrón.¿Y quién es ella?
GAVILÁN
Una que yo me sé, ¿verdad, chavales?
Marco sigue engolfado en sus recuerdos
mientras Varinia surca las parcelas
de su vientre tostado con el dedo.
VARINIA
Marco, ¿por dónde andas?
MARCO
Marco, ¿por dónde andas?Di, "navegas".
VARINIA
Ah, ¿por dónde navegas, pues?
MARCO
Ah, ¿por dónde navegas, pues?No sé.
Retira levemente sus caricias,
lo mira más molesta que afrentada.
VARINIA
¿En qué piensas, cariño?
MARCO
¿En qué piensas, cariño?¿Eh? ¿Decías?
Se vuelve sobre sí, le da la espalda,
con la mirada fija en las arenas,
fulva de rabia, tensa cual espina,
esperando con ansia su disculpa.
Marco sigue en las vueltas de la noria
de peces y ambrosía, de recuerdos.
Y suena el silbo claro allí en lo alto
de las rocas, la seña de Salicio.
Y cae al mar, tirabuzón humano,
Nemoroso, entrando sin espuma.
MARCO
¡Dejemos el inserso y a los saltos!
¡Varinia! ¡Coge mi cámara, ¿quieres?!
SALICIO
¿Quién va a ser el primero?
MARCO
¿Quién va a ser el primero?Pues yo mismo.
GAVILÁN
Escuchad, lameluzos, que yo fui
paciente con vosotros y con vuestras
historias aburridas y nenazas.
SILVANO
¡Cómo que nenazas!
MARCO
¡Cómo que nenazas!¡Más respeto!
GAVILÁN
Digamos que no fueron de espectáculo…
SALICIO
Aquel de Galatea y las harinas
estuvo bien.
NEMOROSO
estuvo bien.Está captando al público…
GAVILÁN
Eso. Capazo de benevolencia…
NEMOROSO
Ya lo has estropeado, pajarito.
GAVILÁN
Bueno. Como se llame.
MARCO
Bueno. Como se llame.¡Al turrón!
GAVILÁN
Belona me dejó un mensaje ayer.
Preguntaba si había plan de noche.
Yo le dije que cada oveja iría
a complacer a su pareja, pero
que podíamos quedar los restantes.
SILVANO
¿Qué restantes?
GAVILÁN
¿Qué restantes?Perdona, Nemoroso,
te incluí en el plan, y fue una treta
que me salió de perlas.
SILVANO
que me salió de perlas.¡Qué cortés!
¡¿Qué relación empieza con engaños?!
SALICIO
¿Todas, quizá?
SILVANO
¿Todas, quizá?¡Estamos apañados!
Las relaciones tienen que basarse
en los pilares de la honestidad,
la confianza…
MARCO
la confianza…¡¿Pero tú te oyes?!
¡Qué pilares ni Virgen del Pilar!
El único pilar que cuenta es
ése dentre las piernas.
SILVANO
ése dentre las piernas.¡Acabáramos!
GAVILÁN
Bueno, dejadme ya, que viene el tema.
La cosa fue que tú no apareciste…
NEMOROSO
Como es obvio.
GAVILÁN
Como es obvio.Perdona.
NEMOROSO
Como es obvio.Perdona.Perdonado.
GAVILÁN
Estuvimos jugando a discutirnos
hasta que entramos en el caminillo
del Europa, los brezos y los pinos
que tapaban bungalows y caravanas
quise como guardianes y testigos.
SILVANO
Menudo sitio. ¡Qué romanticismo!
NEMOROSO
Déjate de sarcasmos, ¡qué más da!
Ellos disfrutan de su cuerpo igual
que tú, que los animalillos.
MARCO
Bueno, dejadle ya que acabe el cuento.
GAVILÁN
Pero el lugar propicio no fue ese,
aunque a mí sí que me lo parecía.
Ella se me escurría, se zafaba
en un tira y afloja, me pedía que parara
a veces, luego aminoraba el paso.
Si me acercaba entonces, aceleraba.
Y estábamos llegando ya a su casa
cuando encontré un lugar, un punto ciego,
donde abordé su cuello, su clavícula,
ante la blanda resistencia de ella,
luchando falsamente por librarse.
Entonces vi el rollo que quería.
SILVANO
¡¿Qué rollo?!
GAVILÁN
¡¿Qué rollo?!Pues la lucha, la fingida
resistencia.
SILVANO
resistencia.¿Seguro que era falsa?
GAVILÁN
Empezó a golpearme levemente
en el pecho en los brazos, en el cuello.
Yo respondí con una suave, tierna,
bofetada. Siguieron arañazos
suyos, y míos fueron los mordiscos,
los cachetes, y al fin le abrí la blusa.
SILVANO
¿A eso llamas tierno, suave?
MARCO
¿A eso llamas tierno, suave?¡Calla!
GAVILÁN
La aprisionaba contra el muro fresco
y ella emitía grititos de gozo,
y era tanto su alborozo que
la giré (falda arriba, vuelo bajo)
contra la oscura piedra de la calle.
SALICIO
Pues sí que es la mejor historia, sí.
MARCO
¡Uy! Mira qué paloma tan blanquita…
eso es una señal de que me tire.
GAVILÁN
Tienes razón. ¡Pañuelo de salida!
SILVANO
Espérate, Salicio, no te tires.
¿No os parece una historia un poco rara?
¿Una historia de puro porno malo?
SALICIO
Gavilán es así.
SILVANO
Gavilán es así.Pero Belona
nunca fue tan violenta como dice.
SALICIO
Seguramente se dejó llevar.
No te comas más el tarro, Silvano.
MARCO
¿Os tiráis de una vez o qué, doncellas?
GALATEA
¿No te molesta estarte de fotógrafa?
VARINIA
¡Uy, no! ¡Qué vértigo!
GALATEA
¡Uy, no! ¡Qué vértigo!No me refiero
a eso, es el rol al que te obliga,
al que te dejas, él de fiesta y tú…
VARINIA
Yo no creo que sea tanta fiesta.
Tampoco me hace gracia la tablita.
A veces se echa al mar con unas olas…
Yo ya le he dicho que eso no lo grabo.
GALATEA
Te trata como si fueras su madre.
VARINIA
Yo no lo veo. Tú sólo te fijas
en estas cosas. Es muy dulce, ¿sabes?
GALATEA
Sí, sí, pero entretanto, tú grabando.
VARINIA
Si yo quisiera compartir sus gustos
él encantado, pero yo quisiera
que encontráramos algo pa los dos.
Si consiguiera llevarlo al teatro…
le gustaría más de lo que cree.
GALATEA
Empiezas mal. Mejor que no lo cambies.
Piensa en si funcionáis bien como pareja,
sois muy distintos
VARINIA
sois muy distintosLos polos opuestos…
GALATEA
No te cierres a otra gente aún.
VARINIA
La gente cambia por amor, se amolda.
GALATEA
No. La gente no cambia por amor.
Mienten y esconden sus vicios, los guardan
y luego con el tiempo se relajan
y los vicios afloran nuevamente.
Piensa en tus padres. Piensa en conocidos.
VARINIA
La vida ofrece más, hay otras cosas…
cosas livianas, cosas inefables,
aires lejanos, sabores ocultos.
GALATEA
Tu problema, Varinia, es que eres
una inefable, siempre estás soñando.
Yo, para un día de fiesta que tengo,
prefiero ver, tocar; la fantasía
es una forma de morirse poco
a poco, sin vivir y sin sentir.
VARINIA
Qué insulsa eres. Yo me quedaría
hueca, si sólo carne y piel, si sólo
me resignara a días, uno y otro…
GALATEA
Una chica tan lista como tú
con tantos pájaros en la cabeza…
VARINIA
Nada de pájaros: mente, ideas.
GALATEA
Lo que yo digo: tú no vives, piensas.
VARINIA
Espera un momentín, que salta Marco.

Égloga X

Fue Gutemberg ayer, Faraday será tierra.
"Novísima égloga", Ernesto Barroso.
Baja con todo su caudal la pena
sobre la cara gacha de Varinia,
se recuesta sobre los rostros de los otros,
recostados a orillas de su llanto.
Aporrean y llaman a las puertas
de la corriente, otras, otras penas,
mezclándose en sus leves ondas, otras
tristezas y lamentos, otras, otras.
De los ojos le cuelgan largas ovas,
goteando verdín en sus mejillas.
Un trasiego de ovas empapadas
con su rostro verdoso y adherido.
Un agua de alfileres y estropajos
canta angustias de amor en su garganta,
tuerce angustias de amor entre sus carnes,
tuerce hipos y ahogos encharcados.
De pronto callan móviles y dedos,
callan voces y pasos, callan ellos.
ENFERMERA
Familiares de Marco…
VARINIA
Familiares de Marco…Yo, su novia.
ENFERMERA
Lo siento mucho, sólo familiares.
Se le queda un silencio atravesado
en el pecho, en medio de su pecho,
frío y callado, de vidrio en silencio.
VARINIA
¡Quiero verlo! ¡Oídme! ¡Quiero verlo!
Nadie dirá que ya no es mío, ¡nadie!,
más que su cuerpo ya sin vida.
NEMOROSO
más que su cuerpo ya sin vida.Pobre…
Anda, Silvano, ve a ver si le dejan…
VARINIA
Ya se pueden desaguar mares y océanos…
Mi dulce Marco, que flotando tibio,
atrapado en las zarzas submarinas,
mi amor de siempre, yo ya soy tu olvido.
SILVANO
Nada, sólo los padres o su esposa.
VARINIA
¡¿Y yo qué soy, eh?! ¡Yo soy su mujer!
Tengo doscientas sogas y mil cabos
atados a su cuerpo sin latido.
Soy suya a todas horas, soy su sombra,
tengo su estrella muerta cada día.
GALATEA
Llevémosla a olvidar. Que le dé el aire.
La llevan abrazada y recogida
fuera del hospital, hacia la playa.
GALATEA
Ven, Varinia. Acércate, cariño.
VARINIA
¡Dejadme de una vez, dejadme todos!
Dejad que caiga como él cayó.
¡Soy sola! ¡Soy la viuda de las rocas!
¡Ya soy la caja hueca del armario!
CORO DE BARCAS 1
En la mar, mi niña,
habré de quedarme,
sin que venga nunca
a buscarme nadie.
VARINIA
Ya habrán palidecido tus pupilas
y yo habré muerto en ellas para siempre.
Espejo de mi amor, yo fui tus niñas,
y ahora sólo espejo de tu muerte.
CORO DE BARCAS 2
A la mar, mi esposo,
las olas, la mar.
Me ahogaré de pena,
que no sé nadar.
VARINIA
Devuélveme mis lágrimas de antes,
devuélveme mis lágrimas vertidas,
que tengo ya desierto en las mejillas
y me queda una vida de llorarte.
CORO DE BARCAS 1
En la mar, mi niña,
habré de quedarme,
sin que venga nunca
a buscarme nadie.
VARINIA
Tengo prohibidos los caminos, todos
los caminos del mundo, cada senda
cruza la faz dormida de tus hombros,
me tienta a perseguirte al fin, me tienta.
Ya se me va tu ayer de entre los labios.
No me arranques tu ayer de golondrina
ni tus besos de ansiada primavera:
los despedaza el hoy y los olvida.
CORO DE BARCAS 2
A la mar, mi esposo,
las olas, la mar.
Me ahogaré de pena,
que no sé nadar.
VARINIA
No queda más que mundo ya en mi pecho
y es mi llanto sirena sin escamas.
No me naufragues a tu amor sin torso,
a tu cumbre de hienas y de acero.
CORO DE BARCAS 2
Me ahogaré de pena,
que no sé nadar.
VARINIA
Vendrá el reloj a recordarme siempre
que todo es duna y tiempo, tiempo y duna,
Hay un cuerpo flotando a la deriva.
Vedlo, porque es el mío que te busca.
CORO DE BARCAS 1
A la mar, mi esposo,
las olas, la mar.
VARINIA
La marea de horas ya me acecha.
Son tantas y tan largas, son tantas.
Ya se marcha el crucero por la línea.
Adiós. Adiós con mi alma sin vida.
Ninguno osa acercarse a la viuda,
sólo acude la plácida embestida
del mar a sus tobillos, a su oído;
del mar en su memoria, y su sangre
gimiendo "Marco…" por toda la orilla.

Égloga XI

La cera pesarosa de la tarde callada
moquea por las blancas paredes en el cuarto
de Belona enclaustrada, y al punto (pegajoso),
se mete Galatea, que palpa en su figura
las largas, negras crines de alguna cruel enjundia:
un sobrepeso de algas le flota por los ojos
y el áspero fantasma de su voz entre sombras.
GALATEA
¿Por qué no te dignaste a aparecer?
BELONA
Porque no pude.
GALATEA
Porque no pude.¡Qué valor! A todos
se nos hizo difícil.
BELONA
se nos hizo difícil.La otra noche…
GALATEA
Ya me dijo Silvano que estuviste
con Gavilán de picos pardos.
BELONA
con Gavilán de picos pardos.No…
GALATEA
Nadie quiere explotarte la burbuja,
que ya te hacía falta una alegría,
BELONA
Yo…
GALATEA
Yo…Pero esto… ¡qué egoísta eres!
Lo podrías haber hecho por ella.
BELONA
Yo… lo siento de veras… por los dos.
GALATEA
Ella está rota. Nos necesitaba
y tú desapareces.
BELONA
y tú desapareces.Yo…
GALATEA
y tú desapareces.Yo…¡¿Tú qué?!
Nadie pudo ayudarla, pero al menos
estuvimos con ella, la apoyamos,
nos apoyamos todos mutuamente
en vez de recluirnos asustados.
BELONA
No podía… no pude… yo no… yo…
GALATEA
¡¿Qué?! ¡¿Tú qué?! ¡¡Tú miraste para otro lado!!
BELONA
¡ME FORZÓ! ¡La otra noche me violó!
Su expresión no acertaba a comprender la angustia
que azotaba el seno y amedrentaba el pulso
de la pobre muchacha, sentada en carne viva,
pero logró entender que estaba en un aprieto
y se sentó a su lado y la abrazó en sus lágrimas.
BELONA
Apareció la bestia de su entraña,
hambrienta y ciega, de perfidia y sexo,
y me dejó un desgarro en la entrepierna
y su jugo brutal y pegajoso
aleteando dentro de mi coño,
reptando en las paredes de mi carne.
y llevo ya dos días trasnochada,
con la sangre volcada por las venas
tiritando de asco y pestilencia.
Galatea la escucha, la escucha desde lejos,
con antigua y profunda mueca de jeroglífico.
BELONA
Ya sólo tengo miedo, asco y miedo:
un idilio de ratas y membranas.
Y toda su brutal carnicería
va mordiéndome el vientre y la alegría.
A Galatea empiezan a hervirle por las venas
odios sin freno y rabias ruines, descabezadas.
BELONA
El trac eléctrico del traqueteo
de patas afiladas de tarántula
recorriéndome entera a todas horas.
Un reguero de vértigos sin freno,
de arcadas por la piel, por el cabello.
La cornada porcina de sus dedos
rasgando torpemente los botones
de aquella integridad inmaculada
que tuve hasta la noche de mi muerte.
GALATEA
Belona…
BELONA
Belona…Ya no más Belona, ya
corneja fornicada, luto eterno,
luto y fermento lamiéndome el cuerpo.
GALATEA
Tienes que denunciarlo. ¡Vamos! ¡Vístete!
BELONA
Llegas dos días tarde, Galatea.
Ya no puedes quitarme su desgarro
ni su baba fundida en mis entrañas.
Ni tú ni nadie.
GALATEA
Ni tú ni nadie.Pero eso es un crimen.
BELONA
Y a mí qué más me da que lo castiguen.
Nadie me quitará a mí su castigo.
GALATEA
Pero hay que hacer justicia o algo. ¡Algo!
BELONA
Ya te lo he dicho, llegaría tarde.
No existe ya justicia que me valga.
GALATEA
Pero es la forma de zanjar el tema.
BELONA
Ya me he duchado veinte veces, treinta,
y no hay bastantes duchas que me limpien.
Me quité el gel de su semilla blanca
hurgando con el dedo. Sí, hurgando.
Me lo hubiera quitado con un gancho.
Y aún lo siento por mi piel desflorada
trajinando la náusea en mi vagina.
GALATEA
El tiempo ayudará, pero primero
denúncialo a la poli, que lo aten,
que lo aten bien corto al muy canalla,
y así vas sacudiéndote su esencia.
BELONA
Ya nada quiero hacer, ya nada puedo.
Estoy cansada de tenerme en cuerpo.
Belona se levanta, cabellos somnolientos,
ojeras ermitañas y surcos por su cara
con paso de neblina grave hasta la ventana;
apoya dos suspiros: uno cada dos versos.
BELONA
Devuélveme a mi niña
y sus trenzas que fueron,
y tráeme su sonrisa
que se la llevó el tiempo.

Égloga XIII

Only through time time is conquered
T. S. Eliot
NEMOROSO
Se va el verano.
SALICIO
Se va el verano.Uno de tantos.
NEMOROSO
Para todos nosotros es el último.
SALICIO
Hasta el año que viene, Nemoroso.
NEMOROSO
No será más verano a nuestros ojos.
Miran con pasmo la hilera de nubes
que emigra largamente hacia el otoño.
Labios fruncidos y erizo de piel,
esperando infinitos el cualquier.
SALICIO
Todo se olvida.
NEMOROSO
Todo se olvida.No quiero olvidar:
hay que tener presentes ciertas cosas.
SALICIO
La memoria no aguanta para siempre,
es sano y natural ir olvidando.
NEMOROSO
Pues yo haré mío el monte si vosotros
no os descalzáis conmigo.
SALICIO
no os descalzáis conmigo.Nemoroso,
no te pongas tremendo, no hace falta,
son ellos los que viven este drama
no lo hagas tú más drama todavía.
NEMOROSO
La horchata por las venas, y su rostro
ensombrecido por la larga pena.
Se le ha pasado ya la rabia ciega
que lo llevó hacia aquel oscuro pozo
de violencia cainita, y ahora embozo,
lágrimas y silencio tras su puerta,
sembrando migas de cal y de hiedra
por el suelo y la tierra de sus ojos.
SALICIO
Se le habrán de pasar todos los males,
los tragará el otoño, y el invierno;
en primavera florecerá el ánimo,
todo pasa y se olvida y se deshace:
la luz maquillará su tono pálido.
CORO DE BARCAS
Se ha de ver cuando anochece
la luz tenue de los puertos.
Se ha de ver… si no se viere,
es mejor llevarla dentro.
NEMOROSO
¿Dónde estamos, Salicio, dónde estamos?
¿Qué corriente nos trajo a esta deriva?
SALICIO
Estamos donde siempre, Nemoroso.
NEMOROSO
No, donde siempre no, ya no hay salida.
SALICIO
Qué más da la deriva que nos lleve,
una deriva, u otra, la de siempre.
NEMOROSO
Hemos estado ciegos, sordos, ciegos.
SALICIO
¿Y mudos?
NEMOROSO
¿Y mudos?Mudos, no. ¡Qué más quisiéramos!
SALICIO
No nos flageles con tu culpa absurda,
no cargues otras culpas que las tuyas.
Aférrate con fuerza a tu deriva.
No se miran, y casi no respiran,
mientras deshacen nudos en la voz,
mientras el aire crece alrededor
y calla sus palabras y sus liras.
NEMOROSO
Los días llegan y llegan sin freno.
SALICIO
Parece ser que pudo convencerla.
NEMOROSO
Nosotros atrapados como náyades
en barrizales secos y olvidados.
SALICIO
Al declarar el daño que le hizo
todo fue pruebas textiles, preguntas,
NEMOROSO
Amainad la galerna de su pecho,
un litoral de tigres sin sus dientes.
SALICIO
Preguntas y preguntas, y lamentos;
cuando al fin lo supieron, finalmente,
que ya todo era tarde, tras la ducha,
tras tantas duchas: explorar, inútil.
NEMOROSO
Y todos nos quedamos embobados,
pájaro arriba, sí, pájaro abajo.
SALICIO
Nunca fue el agua tan baldía y yerma
como la de sus duchas, nunca tan
sucia y oscura que amparase un crimen,
nunca tan leve, tan atronadora.
No se llevó el dolor, sí la justicia.
CORO DE GAVIOTAS
Todo lo puede'l Amor,
Amor todo lo destruye.
Todos suspiran por Amor
y él a todos los suspira.
SALICIO
Se lanzaban los puños, los insultos,
reproches gran reserva, puñaladas
al corazón, forcejeos ahogados,
se escupían miradas desbocadas.
Las camisetas ajadas, los labios
partidos, las narices desquiciadas
y largos alaridos en el aire.
NEMOROSO
Engullidos al reino de la sangre.
Dos amigos, dos hermanos más que hermanos,
dos mitades, dos piezas y dos almas
encajadas. Que fueron y son nada.
SALICIO
Ante el asombro de toda la plaza.
Miran, buscan y miran, en el cielo.
Con expresión de angustia o de plegaria.
Como si le rezaran a San Google.
Se oye, se intuye, se palpa
la pérfida calavera del router.
NEMOROSO
No puedo perdonarme la ceguera.
SALICIO
No es culpa tuya, no es culpa de nadie.
Tu mente no podía imaginarlo.
Era un amigo. Era buena gente.
NEMOROSO
Pero Silvano lo advirtió, ¿recuerdas?
Silvano ya se olía la tostada.
SALICIO
Parecía celoso, y lo estaba.
NEMOROSO
No eran celos, y ahora lo sabemos.
CORO DE GAVIOTAS
Por Amor todos suspiran…
Todos suspiran, suspiran.
Todos quedan suspirados.
NEMOROSO
Varinia dentro de su vaina negra,
Silvano con las cuencas arrancadas
y Belona la carne desconchada.
SALICIO
Mucho tiempo tendrán que padecer
para que todo vuelva a ser igual.
NEMOROSO
Ya se nos va el verano para siempre.
SALICIO
Hasta el año que viene, Nemoroso.
NEMOROSO
No, el año que viene será otro,
no será más verano a nuestros ojos.
Será playa de asfalto y laberinto,
seremos los polluelos aplastados,
caídos al otoño que nos queda.
Ya se acerca a nosotros con su frío.
SALICIO
Se hace tarde, me tengo que marchar.
Hasta luego.
NEMOROSO
Hasta luego.Adiós, amigo mío.
CORO DE BARCAS
Se ha de ver cuando anochece
la luz tenue de los puertos.
Se ha de ver… si no se viere,
es mejor llevarla dentro.

Epílogo

Este es de los que no escribió Ernesto Barroso,
pero lo inspiró grandemente.
Rogad por su hipoteca.
Gavà, 17.05.2016

Esta edición de Las marítimas se ha imprimido desde www.pablo.poderna.com el día 24 de mayo del 2016.