From P to C

Vendrá callada, sola, por la espalda.
Tendrá esos ojos que encontraste un día.
Se cerrarán las horas y los años.
Se acabará la noche en su piel blanca.
Alzará los talones un instante,
apoyando en mis hombros sus dos manos.
Un susurro, su voz, con tus palabras,
aquellos versos tuyos; pero antes
el solitario verso que has callado.
Como llegó se marchará, descalza.
Los gatos maullarán en el tejado.
No la recordarán, tampoco el aire.
Descenderemos juntos la garganta
y le devolveremos la sonrisa.
Luego, hermano, aullaremos sangre.